Rutas de interés

San Martín 

La Iglesia Parroquial de San Martín de Fika fue construida hacia 1500, aunque ha sufrido varias reconstrucciones. En el pórtico podemos ver la antigua mesa de reunión de los miembros de la Anteiglesia de Fika.

Junto a la parroquia encontramos la Ermita de Jesús Crucificado, uno de los humilladeros más atractivos de Bizkaia, con una cúpula que cubre su interior, algo inusual en este tipo de construcciones. Se construyó en el barroco (1783) en planta rectangular con muros de sillería. Como su nombre indica, era lugar de recogimientos para los forasteros que se “humillaban” ante su altar, mostrando así la buena intención de su visita. Otra de sus funciones era la exposición y el velatorio de los cadáveres en los días previos al entierro. En su interior se conserva el retablo, con una pintura de la ciudad de Jerusalén que sirve de fondo al Cristo crucificado, imagen que fue construida en 1784 por suscripción popular.

No hay que perderse la visita a San Pedro de Atxispe que se asienta en un paraje por el que pasan viejos caminos desde la Edad Media. Su fundación es antiquísima, como lo indican varios huecos abiertos en la piedra que nos remiten a una ermita anterior semirrupestre. Los restos que han llegado hasta nuestros días son de transición entre lo gótico y lo renacentista, con un arco apuntado, decorado con bolas, muy poco frecuente en esta comarca. El elemento más antiguo es un sepulcro medieval excavado en la roca, de forma trapezoidal. Está datado entre los siglos X y XI, tratándose de un ejemplar único en Bizkaia y uno de los pocos encontrados en toda la vertiente cantábrica.